Ullua

0

PARTICIPACIÓN NOTA LA VOZ DEL INTERIOR: “Inversión 2017: Opciones para elegir”

Admin 22 enero, 2017

LO MÁS IMPORTANTE

 

  • La inflación le ganaría al dólar este año.
  • A las Lebac, se le suman alternativas como las Letes.
  • Las acciones podrían ganar si el país crece y vuelve a ser considerado “emergente”.

Luego de un 2016 en el cual las Letras del Banco Central (Lebac) fueron la “estrella” para los inversores a corto plazo, en 2017 se espera que los instrumentos que buscan tasas de interés sigan siendo atractivos. Es un año de incertidumbre y, casi con seguridad, de mucha volatilidad en Argentina, que estará atravesado por el período electoral; y en el mundo, por el “Brexit” (la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea) y el cambio de presidente en Estados Unidos.

¿Cuáles son las opciones que serán más atractivas para colocar el dinero en este escenario? La respuesta depende, en gran medida, de los objetivos que cada uno busca, plazo, nivel de riesgo.

Los supuestos para Argentina, previstos por el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que difunde el Banco Central, es una inflación de entre 17 (pauta oficial) y 21 por ciento para 2017, con un crecimiento de tres por ciento y un dólar a 18,5 pesos a fin de año (menos que la inflación).

Para este año se espera una recuperación de las inversiones junto con la mayor inserción del país en los mercados financieros internacionales.

Si Argentina vuelve a la categoría de mercados emergentes, perdida en 2009, esto podría dar impulso a los capitales externos, ya que los fondos internacionales estarán habilitados para invertir en el país.

La Voz consultó a cinco asesores financieros locales quienes dieron sus recomendaciones para tres objetivos básicos: ganarle a la inflación en el corto plazo, mantener el capital en dólares con algo de rentabilidad y ahorrar a mediano y largo plazo.

Entre alternativas en pesos (con renta fija o ajustados por CER o Badlar) o instrumentos nominados en dólares, hay un consenso extendido de que la inflación le ganará este año al dólar nominal. Con lo cual, para el corto plazo, son preferibles las herramientas en pesos, sin dejar de lado un monitoreo constante en la evolución del tipo de cambio real.

Carrera contra la inflación

Para superar la suba de precios, existen bonos que tienen capital que se ajusta por el CER (Coeficiente de Estabilización de Referencia, que sigue el Índice de Precios al Consumidor del Indec) y que logran una renta aproxima de cuatro por ciento más, dice Leticia Tolosa, de Petrini Valores.

Lucas Croce, socio de DLC Asesores Financieros, puntualiza a títulos como el Discount en pesos, Boncer 2012 y Boncer 2020, con tasas de retorno de entre 1,5 y 3,5 por ciento anual más CER.

Gonzalo Gómez Pizarro, de Argentina Valores, en una opinión coincidente con todos los expertos, apunta que las Lebac seguirán siendo una buena alternativa ya que tienen una tasa superior a la expectativa de inflación. “Son útiles para inversores que necesitan liquidez en el corto plazo”, acota Tolosa.

“Mientras se consigan tasas por encima del 22 por ciento anual en pesos, se podrá hacer frente a la inflación esperada”, señala el analista Rubén Ullúa. Aquí nombra tanto a las Lebac como a las cauciones bursátiles y los títulos públicos.

También recomienda bonos en el tramo medio de la curva (mediano plazo) como el Bonar 2024 y el Bonar 2026. Además, ver buenas oportunidades en algunos bonos corporativos, como YPF, y en algunas acciones (sector petrolero), con cautela.

Héctor Chino, de Becerra Bursátil, sugiere para el corto plazo, una porción de la cartera dolarizada (Letes), Lebac en pesos y hasta un 10 por ciento en acciones. Con vistas al mediano plazo (un año) priorizar bonos ajustados por CER y un 20 por ciento de la cartera en acciones. Para inversores no profesionalizados, los Fondos Comunes de Inversión (FCI) de renta.

Objetivo en el dólar

Pese a que las opciones en pesos lucen más atractivas si el tipo de cambio queda atrasado, ya se sabe que los argentinos tienen “debilidad” por el dólar.

En este caso, el inversor que quiera mantener su capital en dólares y obtener una rentabilidad tiene varias opciones para colocar en esta moneda. “Lo que no debería hacer es comprar dólares y atesorarlos porque, al año siguiente, neto de impuestos, tendrá menos dólares”, advierte Tolosa. Según el plazo, sugiere desude bonos cortos hasta los largos como el Discount o Par, con rentas cercanas al ocho por ciento anual.

Ullúa prefiere dolarizarse a través de un fondo de inversión o un título público con renta. Chino recomienda bonos del tramo corto y de mediano plazo (con rendimientos del tres al seis por ciento). En lo inmediato, las Letes del Ministerio de Finanzas. Entre los títulos privados, hay obligaciones negociables en moneda dura que rinden entre seis y ocho por ciento y pagarés avalados por Sociedades de Garantía Recíproca (SGR).

Croce propone un mix de bonos dollar linked (nacionales o provinciales entre cinco y seis por ciento), títulos públicos nacionales que pagan en “billetes verdes” con prioridad en los más cortos, menos volátiles, y Letes.

Un capital para el futuro

“Luego de tantos años con inflación, el argentino priorizó el consumo sobre el ahorro y es momento de hacer un cambio de chip”, remarca Ullúa.

Para un objetivo de inversión a largo plazo, como, por ejemplo, armar una jubilación, Gómez Pizarro sugiere instrumentos de renta fijas en dólares y acciones. Algo similar, propone el especialista de Becerra Bursátil.

Croce coincide en que las acciones tienen que incluirse para una cartera diversificada a plazo “y disponerse a tolerar la volatilidad de estos instrumentos para maximizar retornos”. “Con un horizonte de entre tres y cinco años, el porcentaje debería rondar el 35/40 por ciento”, dice y agrega que, si el Gobierno reduce la inflación y consolida un ciclo de crecimiento basado en la inversión “el Merval puede descollar”.

“Hoy es posible diversificar en sector y armar una buena cartera. Si el PBI crecerá, lo será producto de la suba de empresas, con lo cual las acciones deberían revalorizarse”, afirma Tolosa.

Ullúa sugiere diversificar en títulos públicos y en fondos orientados a proyectos de infraestructura y energía renovable, para el mediano a largo plazo. Y, en 2017, en commodities como el oro.

En pesos, a un mes

El Banco Central emite letras de uno a 9 meses.

23,5% fue la tasa anual de las Lebac a 28 días, de la licitación del 17 de enero. A 273 días, llegó a 22%.

En dólares, a corto plazo

El Ministerio de Finanzas emite instrumentos a 3 y 6 meses.

3% es la tasa nominal anual de las Letras del Tesoro en dólares a 77 días, que se licitan el miércoles.

 

LINK NOTA ORIGINAL: AQUI

Leave a Comment

Login to your account

Can't remember your Password ?

Register for this site!